Algunas pautas para elegir buenos anteojos de sol

Los anteojos de sol son imprescindibles durante todo el año, no solo en verano. No obstante, en los meses de primavera/verano pasamos más tiempo en el exterior y nuestros ojos están más expuestos a daños.

Nueva Visión Ópticas es un referente en ópticas en zona norte con su casa central en San Isidro y presencia en Lomas de San Isidro, Martínez, La Lucila y Capital Federal (Recoleta y Belgrano). Aquí brindamos una serie de consejos para proteger los ojos de los perjuicios ocasionados por los rayos ultravioleta.

«Los anteojos de sol son fundamentales para defender los ojos de esta radiación, pero si al momento de adquirirlos no se tienen en cuenta todos los requisitos, se pueden acabar padeciendo patologías oculares importantes», afirma el óptico Guido Müller, gerente de Nueva Visión.

Requisitos
Los anteojos deben cumplir con diferentes leyes y homologaciones, por ejemplo:

1. Identificación, nombre y dirección del fabricante, categoría de filtro de los lentes, información sobre la limpieza, país de origen del producto.

2. Grado de protección que ofrece contra la radiación ultravioleta (UV).

Protección contra la luz solar

Los lentes de sol actúan como filtro ante la radiación solar. A la hora de comprarlos, su elección debe ir en función del uso al que van destinados de acuerdo a la siguiente clasificación:

Categoría 0
▪ Dejan pasar entre un 81% y un 100% de la luz.
▪ Función puramente estética. Solo son recomendables en días completamente nublados o en interiores.

Categoría 1
▪ Dejan pasar entre un 44% y un 80% de la luz.
▪ Su uso es recomendado cuando la luz es de intensidad baja

Categoría 2
▪ Dejan pasar entre un 19% y un 43% de la luz.
▪ Recomendados cuando la intensidad de la luz es media.

Categoría 3
▪ Dejan pasar entre un 8% y un 18% de la luz.
▪ Recomendados cuando la intensidad solar es alta, sobre todo en la playa y en la montaña.

Categoría 4
▪ Dejan pasar entre un 4% y un 7% de la luz.
▪ Recomendados cuando la intensidad de la luz es extrema, como en alta montaña.

Los de categoría 0 también se pueden usar para conducir durante la noche, a diferencia de las categorías 1, 2 y 3 que solo pueden usarse para conducir de día. Los lentes con filtro de categoría 4 no son aptos para conducir.

Protección contra los rayos ultravioleta

«Mucha gente confunde las categorías anteriores (protección contra la luz solar) con el nivel de protección que ofrecen los cristales contra los rayos ultravioleta. Además, también piensan que los lentes más oscuros protegen mejor que los cristales de color más claro. Las dos ideas son equivocadas», afirma Müller.

Todas las gafas de sol tienen que garantizar la protección contra los rayos UV, sean del color que sean. Es preferible escoger el lente que altere menos la percepción de colores del entorno, pero siempre priorizar la protección contra la luz solar y la protección UV.

Los rayos ultravioletas se dividen en 3 categorías:

Rayos UVC. Son absorbidos por la capa de ozono.

Rayos UVB. Son de alcance medio y responsables de las quemaduras que se pueden sufrir durante el verano. Se los vincula como posibles detonantes de la catarata.

Rayos UVA. Son de largo alcance y tienen la capacidad de pasar a través de la córnea y llegar hasta la retina. Además de provocar cataratas, algunos estudios también los relacionan con la degeneración macular.

Óptico Guido Muller, gerente de Nueva Visión Ópticas

«Estos rayos están por debajo de los 400 nanómetros, que es el límite donde empieza la luz visible. Por este motivo existe el filtro UV400 que asegura una alta protección contra los rayos ultravioletas. En caso de adquirir anteojos de sol sin ninguna protección UV, la pupila se dilatará para captar más luz y ver mejor, y los rayos ultravioletas (UVC, UVB y UVA) pasarán directo a todas las zonas del ojo (pupila, cristalino, retina)», comenta el gerente de Nueva Visión.

En Nueva Visión Ópticas advierten que la garantía de protección contra los rayos UV solo la pueden dar profesionales del sector a la hora de comprar el producto. «Usar anteojos sin la adecuada protección contra rayos ultravioleta podría tener importantes consecuencias oculares, como queratitis, cataratas o degeneración macular.» Asimismo, Guido Müller insiste en desmentir el vínculo entre el color de la lente y la protección contra los rayos ultravioleta.

Fuente: Buena Praxis