Disfrutá de tus lentes de contacto al máximo!

Siguiendo con nuestra nota anterior sobre los hábitos a adoptar cuando usás lentes de contacto (link), en esta ocasión vamos a cubrir otros tópicos para asegurar que el uso de los lentes es óptimo y cómodo, ofreciéndote la mejor visión.

Si el lente está bien colocado, no deberías sentirlo. Si lo sentís, puede ser porque está puesto del lado incorrecto: si el lente está al revés, no se ajustará bien y se sentirá raro. Otro motivo puede ser que el lente esté sucio, ya sea con polvo, arenilla, pelusa, o incluso una pestaña. O quizás está dañado: Una ruptura o rasgadura en el lente puede irritar tu ojo. Por eso revisalo con las manos limpias y secas antes de ponerlos en tus ojos. Si el lente está roto, reemplázalo por uno nuevo.

Muchos usuarios de lentes de contacto sienten sequedad en los ojos, en especial si usan mucho la computadora o el celular, si están en ambientes calefaccionados, o si están expuestos al humo. En estos casos se pueden usar gotas humectantes para mantener tus ojos hidratados (deben ser recomendadas por un oftalmólogo).  También aconsejamos tomar mucha agua para que tu cuerpo también esté hidratado, parpadear mucho (esto mantiene una capa humectante sobre tu ojo), y usar lentes de contacto diseñados especialmente para retener la humedad.

Hoy en día existe una gran variedad de lentes de contacto, y gracias a la tecnología existente, ahora son mucho más finos y flexibles, hechos con materiales que permiten el paso del oxígeno a la superficie del ojo, y los mantiene humectados para que disfrutes al máximo todo el día! Cualquier duda que tengas, en Óptica Nueva Visión podés contar con el asesoramiento de nuestros profesionales, te esperamos!