Cuidados de los ojos en verano

Así como uno cuida la piel del sol, los ojos merecen un cuidado especial durante los meses de verano en los que se ven expuestos a esta y a otros amenazas. Aquí, algunos consejos al respecto:

Realizar un control visual: un especialista de la visión realizará las acciones necesarias para que sus ojos estén en buenas condiciones. Además, le dará instrucciones para tener buenos hábitos visuales, como por ejemplo: evitar leer en el auto, exponer los ojos directamente al sol sin unos eficientes anteojos de sol, usar lentes resistentes si practicás un deporte de alto riesgo y usar antiparras en la pileta.
Los ojos deben estar protegidos de manera permanente, ya que estarán muy expuestos a la radiación ultravioleta del sol. Si usás anteojos con prescripción óptica, existen lente fotosensibles que son una gran alternativa para poderse desempeñar en ambientes internos y externos. Si no usa anteojos recetados, necesitará anteojos de sol. Los anteojos con lentes polarizados serán una muy buena alternativa, además de disminuir la intensidad del sol, bloquean la radiación ultravioleta y mejoran la calidad visual.

Los ojos de los niños necesitan mayor protección, ya que pasarán más tiempo en ambientes externos. Trate de que siempre lleven una gorra, que usen anteojos con filtro UV y que eviten tocar sus ojos con las manos sucias.

Si llega a tener algún contratiempo en tus ojos (suciedad, pequeñas esquirlas, líquidos o algo que no implique hemorragias), un buen lavado ocular es recomendable. Deje caer suficiente agua de manera suave sobre el ojo y parpadeá para que se produzca la limpieza. Si se trata de otra urgencia, no dude en asistir a un centro médico para que te ofrezcan primeros auxilios y remitan al especialista si el caso lo amerita.

Evitá usar cualquier colirio no prescripto por su especialista. Puede empeorar la situación por la que lo estás usando.

Fuente: www.holapaciente.com.ar