Tips para cuidar tus ojos en el verano

anteojos-sol-veranoDurante los meses de calor muchos factores se unen para atacar a uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo: los ojos. El sol, el cloro de la pileta, el ambiente seco, el aire acondicionado, las altas temperaturas, todos conspiran contra la salud visual. La conjuntivitis alérgica o irritativa, las cataratas o la queratitis aumentan durante el verano, por lo que hay que tomar las medidas de precaución necesarias para protegernos.

Los anteojos de sol se convierten en el aliado ideal contra los rayos ultravioletas que dañan la córnea: no son sólo un complemento de moda para la gente joven, todos deberían usarlas, niños y ancianos también. Hay que prestar especial atención al tipo de anteojo que se usa, y que estén correctamente homologados (deben tener un prospecto con el nombre del fabricante, el número y año de la norma que cumplen y la categoría del filtro), con cristales de colores no muy oscuros, como marrones, grises o verdes, y que tengan filtro ultravioleta, fundamental.

Algunos consejos para cuidar los ojos durante el verano:

-no uses lentes de contacto para tomar sol, pero si lo hacés, fíjate que tengan filtro UV

-¿qué filtro conviene usar? Depende de su uso: en días de mucho sol, filtros de categoría 2 o 3; el filtro 0 es para días nublados o de poco sol; el filtro 1 es para la ciudad (sol no muy elevado).  Para la montaña o la nieve, se aconseja un filtro 4.

-el agua de la pileta y del mar irritan los ojos, además de que pueden transmitir infecciones oculares: si usás lentes de contacto en la pile o el mar, el riesgo de contraer infecciones y de incrementar la sequedad ocular aumenta.

-no tomes sol entre las 10 y las 15 horas

-usá viseras o gorros para disminuir la exposición al sol, y anteojos de natación en el agua para prevenir que entren cuerpos extraños (como arena) a los ojos, o cloro.

-si te entra arena en los ojos, no te los frotes, sino parpadeá: al hacerlo, los ojos generan lágrimas que ayudan a expulsar cualquier cuerpo extraño que haya entrado en ellos.

-si estás en la montaña, la sequedad del ambiente provocará el síndrome del “ojo seco” por la evaporación de la lágrima. Consultá con un oftalmólogo para que te de diferentes soluciones, o te recete algún colirio.

-si te toca pasar el verano en la oficina, la exposición constante al aire acondicionada también afecta el lagrimal de los ojos, resecándolos. Algunas soluciones son usar lágrimas artificiales o un humidificador, si no se puede evitar estar mucho tiempo en ese ambiente. Recordá tomarte descansos periódicos de la computadora, estar muchas horas sentado frente a ella genera fatiga visual.