Anteojos de sol para la nieve

anteojos-para-nieveCon las vacaciones de invierno cerca de comenzar, muchos eligen los destinos turísticos con nieve para escapar de la ciudad y la rutina laboral. Es aquí que hay que tener especial cuidado con los ojos y protegerlos más que nunca, más incluso que en la playa!

Esto se debe a que la radiación solar aumenta a medida que aumenta la altitud. Para ser más exactos, por cada 300 metros de altitud, la intensidad de los rayos UV aumenta un 5%. Además, la nieve refleja cerca de un 80% de la luz solar, mientras que la arena refleja entre un 10% y un 25% y el agua un 20%. Por todo esto, en la nieve los ojos están más expuestos a los rayos ultravioletas del sol y a sus posibles efectos secundarios y/o lesiones.

¿Qué lesiones puedes sufrir si no proteges tus ojos en la nieve?

-Queratitis: es una lesión en la córnea, una quemadura que provoca fotofobia y una sensación de arenilla en los ojos.

-Pterigion: es el crecimiento de una membrana que invade la córnea

-Pingüecula: es una protuberancia amarillenta y pequeña que aparece en la conjuntiva, cerca de la córnea.

-Cataratas: es un daño en el cristalino, es una opacidad que nubla la visión.

-Degeneración macular asociada a la edad (DMAE): es una enfermedad degenerativa de la retina que puede evolucionar o complicarse por el efecto acumulativo de la radiación UV en la parte central de la retina.

¿Cuáles son los anteojos de sol que debes usar en la montaña?

Lo principal es que sean anteojos homologados con filtro que bloquee los rayos UV. Deben tener un filtro 3 o 4, dependiendo de la altitud a la que vayas a llegar.

También recomendamos que uses anteojos con lentes polarizados, ya que además de protegerte de la radiación ultravioleta, evitan el deslumbramiento que puede provocar el reflejo de la luz en una roca o en la nieve. Si el día está nublado, ayuda a que percibamos correctamente los contrastes de luz y evites un tropiezo.

Si vas a esquiar, debes usar anteojos de sol tipo mascara, o goggle, que cubren los ojos y los costados, protegiéndolos del viento, nieve y hielo, y además no se caen. Lo ideal es que tengan lentes de policarbonato ya que son muy resistente a los golpes, no asi los de material mineal.

Existen muchos modelos en el mercado con diferentes tecnologías, como sistema anti empañante y cristal hidrófobico (para evitar el empañamiento y manchas en el cristal), sistema de ventilación (para evitar la condensacion de la humedad), armazones con materiales antideslizantes.

Para asegurarte de que compras el producto que se adecua a las condiciones que necesitas, y con todas las garantías, acércate a cualquiera de los locales de Óptica Nueva Visión para que puedas ser asesorado por un especialista. Contamos con una variedad muy importante de anteojos para nieve y antiparras.