Gafas AY NOT DEAD Verano 2017

14317319_523397557851814_8548025516168781122_nAY NOT DEAD se convirtió en la marca de cabecera para las nuevas generaciones gracias a la mezcla de colecciones hilvanadas dentro de un contexto sexy, un repertorio inspirador que va del arte a la música, y de los personajes emblemáticos a la naturaleza y la literatura, y las ganas de marcar un antes y un después en la moda argentina, comunicando autenticidad y ofreciendo calidad.

Con esa meta crearon su colección de anteojos de sol para el verano 2017, con detalles en sus marcos y apostando a colores como el azul eléctrico, animal print, salmón, rojo y blanco, para jugar con el espíritu vanguardista del público joven y exigente. También explora el vintage inspirándose en piezas históricas reversionadas para la actual colección.

Los anteojos de sol de AY NOT DEAD están fabricadas en acetato, para mayor durabilidad, mientras que los cristales de sol de AY NOT DEAD ofrecen
100% de protección contra los nocivos rayos solares UV (Ultravioleta).

Entre los modelos que podés conseguir en Nueva Visión Ópticas, se destaca el modelo AY NOT DEAD – ABBEY, con un armazón redondo extra grueso, con tonos que abarcan la paleta del naranja en diferentes intensidades, con estilo nacarado y jaspeado en variados diseños.

abbey

El modelo AY NOT DEAD – VINCE tiene una estructura más cuadrada, con el frente ya en color verde como negro, y con detalles en las patillas, donde se distingue el nombre de la marca en dorado.

vince

El modelo AY NOT DEAD – DRAKE es otra variación del estilo cuadrado pero más grande, y con sus ángulos más acentuados. Los hay en tonos sobrios como el negro y degradé de dorado y marrón, como en color amarillo anaranjado, para los más osados.

drake

El modelo AY NOT DEAD – WIM se parece en estilo al DRAKE, con la diferencia que su marco es más grueso, y que tanto el frente como sus patillas son del mismo estilo y color, siempre moderno y a la vanguardia.

wim

 

Los anteojos de sol de AY NOT DEAD conforman una colección, actual, contemporánea, y madura. Por su precisión de acabado, consistencia y homogeneidad, se convierten en sinónimo de calidad óptica.