Es importante tomar precauciones contra los efectos de la luz azul de las pantallas

Anteojos - luz azul - lentes - optica

La tecnología se hace cada vez más presente en nuestras vidas. Utilizamos el celular, la tablet, la notebook, la PC y el televisor, y cada uno de ellos nos hace estar expuestos a la radiación de la luz azul que emiten. La mayoría de estos dispositivos electrónicos utilizan luz LED.

Estudios demuestran que al menos el 60% de las personas pasan como mínimo 6 horas al día frente a un dispositivo electrónico.

La luz azul LED es perjudicial y podría causar serios daños a nuestra visión a lo largo de los años. La exposición prolongada puede causar daño a la retina y contribuir a la degeneración ocular. Tenemos que tomar conciencia de que protegernos frente a esta radiación, es tan importante como proteger nuestra piel de los rayos del sol.

Todos necesitamos protección o tomar precauciones contra los efectos de la luz azul. Pues los filtros naturales de nuestros ojos no proporcionan una protección suficiente contra la exposición a la luz azul.

Hoy contamos con la protección blue light en los anteojos, que neutraliza la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos, gracias a los revestimientos de filtros de la luz azul, solo deja pasar la parte buena de la misma. Los contrastes se mejoran, se reduce el brillo de la pantalla, el parpadeo y la fatiga ocular. Proporciona una protección completa.

También se han estudiado los efectos de la luz azul sobre la retina y algunos investigadores sostienen que podría estar relacionado directamente con la degeneración macular senil (DMAE), una de las principales causas de ceguera.

Otro de los efectos descubiertos de la luz azul es la supresión de melatonina, la hormona del sueño. Es decir, una exposición a la luz azul se relaciona con el insomnio.

Anteojos - luz azul - lentes - optica

Ventajas del uso de lentes Blue Light

1. Previene la fatiga y el estrés visual: el componente azul de la luz que impacta en nuestra retina es la responsable de cierto desenfoque en la imagen, lo que obliga a nuestro cristalino a continuos movimientos de micro-enfoque, lo que se conoce como reajuste acomodativo constante. Esta acción, continuada en el tiempo durante una jornada de trabajo delante de una pantalla, provoca molestias de fatiga visual.

Al eliminar parte de la luz azul molesta con Blue Light, nuestro sistema visual es capaz de trabajar mucho más relajado, al relajarnos la acomodación, lo que influye, a la larga, en un mejor confort general.

2. Reduce el brillo para una visión más relajada: cuando se usan las lentes
Blue Light se nota de inmediato como la intensidad luminosa baja. Sólo con ello se logra un mayor descanso y confort visual.

3. Ofrece una visión más natural de colorJunto a la baja de brillo, este tratamiento ofrece un aumento considerable del contraste, lo que nos hace ver todas las cosas mucho más nítidas y los colores más naturales.
La base es la misma, eliminando parte del componente azul de la luz, nuestro ojo enfoca mucho mejor.

4. Minimiza el estrés visual: este síndrome afecta a todas aquellas personas que trabajan diariamente con ordenadores y los síntomas más frecuentes son la fatiga ocular, dolores musculares (principalmente cuello y espalda), la irritación y enrojecimiento de los ojos, sensibilidad acusada a la luminosidad y miopías transitorias que terminan consolidándose en el sistema visual del paciente.

Gracias a las lentes Blue Light la filtración de parte de la luz azul consigue mejorar gran parte de estos problemas, combinándolo con medidas ergonómicas, tales como descansar la vista cada 20 minutos de trabajo prolongado o mantener unas correctas distancias de lectura e iluminación. El fin del enrojecimiento ocular es algo notorio palpablemente tras utilizar
Blue Light.

5. Ayuda a regular nuestro reloj circadiano: existen varios estudios científicos que demuestran la alteración que provoca la luz azul a nuestros ritmos circadianos. Uno de los efectos descubiertos de la luz azul es la supresión de melatonina, la hormona del sueño. Es decir, una exposición a la luz azul se relaciona con el insomnio, pues se ha comprobado que reduce (hasta el doble que la luz verde) las ondas alfa, theta y la actividad de frecuencia baja típicas de la somnolencia. Se comprobó que una exposición a la luz azul justo en las horas finales del día, podría llegar a retrasar el comienzo de nuestro sueño hasta en 3 horas.

6. Ofrecen protección a la retina: Blue Light protege de daños a largo plazo por excesiva exposición a este tipo de luz en las células de la retina. Sus principales consecuencias serían DMAE y cataratas incipientes.

Fuente: Buena Praxis